ALTERNATIVA SUSTENTABLE, ARTE Y DISEÑO SALASAKA

La Hora

En Tungurahua, Paulina Sánchez, docente de la facultad de Arquitectura de la Universidad Tecnológica Indoamérica, emprendió una investigación para rescatar los saberes ancestrales de los tintes utilizados por el pueblo Salasaka desde hace cientos de años.


Su objetivo principal es cubrir la parte experimental dentro de las técnicas del diseño, basados en los saberes ancestrales de la comunidad, ya que en la actualidad se han reemplazado dichos conocimientos con químicos o productos manufacturados, lo cual ha desplazado cientos de años de la experimentación con elementos de la naturaleza.


“Mi interés es aportar desde el diseño con propuestas para ayudar a resolver esta crisis ambiental y cultural que el ser humano está atravesando”, cuenta Sánchez.


La “cochinilla” es primordial para tinturar textiles e incluso en algunas culturas de la región andina la usan para tatuarse. La tinta que sale de este parásito pasa por algunas transformaciones con otros elementos de la naturaleza, que funcionan como reactivos y provocan cambios que generan una carta de 26 colores.


El proceso inicia con la recolección de la “cochinilla”, que se encuentra en los cactus que crecen en Salasaka, se recoge el polvo blanco de las hojas y luego se muele, a esto se le agregan reactivos naturales, tal como el limón, que ayudan a generar diversas gamas de colores.


En la aplicación para el diseño se inició con el “lettering” que es una técnica de escritura que hoy es utilizada para realizar material publicitario. “El proyecto quiere mantenerse sostenible, conservar lo ancestral y la identidad, cuidando la naturaleza y favoreciendo el ahorro de recursos”, afirmó Paulina Sánchez.


Una gran propuesta que conlleva sabiduría ancestral al mundo actual, donde lo visual forma parte de nuestra vida diaria.


3 vistas