EL SOMBRERO DE PAJA TOQUILLA, PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL


La Hora

El arte de entrelazar finas hebras para confeccionar un sombrero de paja toquilla, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, será objeto de un análisis este 4 y 5 de diciembre en el Teatro Municipal de Biblián, cantón de Cañar en Ecuador.


El alcalde de Biblián, Guillermo Espinoza, explicó ayer en un acto de lanzamiento del encuentro, que se ha buscado que la reunión coincida con el séptimo aniversario de la declaratoria por parte de la Unesco del tejido tradicional del sombrero de paja toquilla como patrimonio.


El objetivo es construir el principio de un trabajo importante, en el que los gobiernos locales tienen el rol fundamental de promover y salvaguardar este patrimonio, donde los principales beneficiarios de la actividad económica sean las comunidades gracias a su valor social y simbólico.


Alrededor de 13.000 artesanas son las que efectúan principalmente la actividad, ubicadas en cuatro provincias: Cañar, Azuay, Manabí y Santa Elena.


En total, cerca de 50 comunidades y una quincena de municipios ecuatorianos están involucrados en la confección del tejido y participarán en el evento nacional, que busca consolidar la producción del elemento, quizás, más emblemático del país, el sombrero ecuatoriano también conocido internacionalmente como ‘Panama hat’.


El origen del sombrero de paja toquilla en Ecuador surgió en Manabí, en el siglo XVII, y se extendió por otras regiones del país. Fue hasta finales del siglo XIX y principios del XX, con la construcción del Canal de Panamá, que se popularizó debido a la exportación de millares de piezas para los obreros de esa obra de ingeniería.


La confección del sombrero tarda un día si la hebra es gruesa, y de tres a cuatro días si es fina, antes de la asociación se vendía entre 3 a 4 dólares cada uno, ahora se les permite un costo de 10 a 11 dólares por unidad.


El reto de rescatar la cultura del sombrero de paja toquilla entre las nuevas generaciones, ha hecho pensar incluso en crear una escuela de enseñanza, una gran iniciativa para el futuro de esta artesanal industria ecuatoriana.


7 vistas