LO FUNDAMENTAL DE CAERSE Y LEVANTARSE





Si algo deben aprender los deportistas es que todo es cuestión de práctica y que las caídas no son más que la excusa perfecta para levantarse con más fuerza. Este es el caso de la triatleta cuencana Elizabeth Bravo Iñiguez quien se impuso en República Dominicana y consiguió el podio, después de haber estado en reposo por cuatro meses por una lesión en su muñeca.

Su tenacidad en la natación, el ciclismo y la carrera hicieron que cronometre 1 hora, 3 minutos y 13 segundos, haciéndola merecedora del primer lugar en el Campeonato Iberoamericano y Panamericano que se realizó el domingo 11 de noviembre en Santo Domingo, República Dominicana.

En el podio la acompañó la argentina Romina Biagioli quien ocupó el segundo lugar y registró un tiempo de 1h03m36s y la brasileña Beatriz Neres quien cronometró 1h03m43s y se instaló en el tercer lugar.

La triatleta ecuatoriana a pesar de haber estado cuatro meses fuera de las competencias, sigue cosechando éxitos en su carrera y dejando en alto el nombre de Ecuador. En el 2016 tuvo a su primer hijo Juan Francisco y esto hizo que permanezca al menos ocho meses sin competir, pero aún así logró su objetivo de participar en sus segundas olimpiadas.

En varias entrevistas ha manifestado que su hijo es su mayor inspiración y que por él sigue en los deportes. Tras haber participado en las olimpiadas Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, su próxima meta es competir en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, pero ella sabe que para conseguirlo debe entrenar mucho y debe saber levantarse ante cualquier caída.

12 vistas