NIÑOS INDÍGENAS RECUPERAN LA TRADICIÓN DEL TEJIDO DE SUS PADRES

“Necesitamos fortalecer la identidad cultural y recuperar los saberes que se están perdiendo en sectores vulnerables como Guamote. Eso nos motivó a proponer el proyecto”, cuenta Wilmer Asa, director regional de Fe y Alegría.


Son 150 niños de entre 8 y 11 años quienes estudian en los tres centros educativos del proyecto Fe y Alegría, los mismo que confeccionan blusas bordadas, fajas, shygras y bisutería. Los niños provienen de varias comunidades indígenas de Guamote y estudian los tejidos en una hora asignada a la malla curricular para proyectos de emprendimiento.


Sus maestros son dos artesanos locales, uno de ellos se especializa en bordados y otro, en tejidos. La clase no solo se enfoca en el producto final sino también en enseñar sobre los colores, los simbolismos de las figuras para la cosmovisión andina y los usos de esos accesorios.


Algo importante de este proyecto es que no solo busca la recuperación de los saberes y la identidad sino que estos conocimientos son para futuros emprendimientos que pueden llegan a ser el sustento de varias familias.


Una empresa privada se encarga del financiamiento para el material y les ayuda con la búsqueda de espacios para comercializar los productos.


El proyecto ha llenado de conocimientos a los niños y ha logrado una conexión con los padres mediante el tejido, sin duda un proyecto que tiene futuro y busca expandir a más provincias del país.


Una gran iniciativa para rescatar la cultura e inculcar en los niños un futuro emprendimiento, como dice; John Fitzgerald Kennedy 'Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro'.


Foto: cortesía MG

9 vistas